Una simple botella de leche puede ser el origen de una aventura extraordinaria. No hay más que preguntarle al protagonista de la última novela infantil de Neil Gaiman para comprobarlo. Él es un responsable padre de familia que queda encargado de los niños cuando su mujer se va de viaje por negocios. A simple vista, la misión no tendría por qué resultar complicada… Pero los contratiempos empiezan ya la primera mañana: no queda leche. Decidido a que los niños desayunen en las mejores condiciones, el padre baja a una tienda cercana a por una botella de leche. Lo que debería ser cuestión de un momento acaba transformado en una larga espera que el padre intenta justificar cuando finalmente regresa.

Y es ahí donde empieza el relato de la aventura extraordinaria de nuestro protagonista: una historia increíble que combina viajes en el continuo espacio-tiempo, un dinosaurio inventor, piratas, fampirros y extraterrestres invasores con pésimo gusto decorativo.

Personajes de lo más peculiares, escenas absurdamente fantásticas, diálogos disparatados… El galáctico, pirático y alienígena viaje de mi padre es una novela francamente deliciosa. Una obra con la que Neil Gaiman parece haber disfrutado al escribirla tanto como vosotros disfrutaréis al leerla.

Pude acceder a este libro gracias a las tertulias de la librería Al·lots; si os apetece saber más detalles sobre él, aquí tenéis la reseña que escribí para el blog de la librería.


Diseño imagen:
mockupfree.co