Empower Playgrounds ilumina el futuro de los estudiantes ghaneses

No es fácil ser estudiante en Ghana. Especialmente cuando se vive en áreas rurales. En este país del África Occidental, muchos niños se ven obligados a abandonar los estudios en el paso de la educación primaria a la secundaria. El principal problema es la falta de oferta: según datos de Empower Playgrounds, a las más 12.000 escuelas primarias del país les suceden menos de 500 escuelas secundarias, lo que genera una alta competitividad entre quienes quieren seguir estudiando. Acceder a la secundaria resulta vital para ellos, ya que una mayor educación les permitirá ayudar mejor a sus familias en el futuro. Por eso se organizan unas rigurosas pruebas de acceso que admiten sólo al 50% de los solicitantes.

En esa lucha por encontrar una plaza en la escuela secundaria, los niños que viven en zonas rurales son los grandes desfavorecidos: se calcula que sólo lo logra el 10% de esos estudiantes. Y la causa de ese enorme desequilibrio es la electricidad. O, más bien, la falta de ella.


Crisis energética y educación

Desde hace algunos años, Ghana sufre una importante crisis energética que afecta al día a día de sus habitantes. Los ghaneses padecen constantes apagones que alternan períodos de 12 horas de electricidad con otros de 24 horas sin suministro. En las ciudades, la situación ha provocado una mayor demanda de generadores. Los apagones perjudican de manera especial a los comercios y a las empresas, que empiezan a despedir mano de obra como consecuencia. Las protestas están a la orden del día en la capital, Accra.

Si la crisis energética preocupa en las ciudades, sus consecuencias se agravan en las comunidades rurales, ya que obstaculiza su avance social y la educación de su población infantil. Pongámonos en situación: los niños de estas aldeas suelen contribuir a la economía familiar trabajando en granjas o realizando tareas domésticas al salir de la escuela. Así, sólo pueden reforzar sus estudios durante la noche; algo imposible si no disponen de luz.

La falta de electricidad influye también en el comportamiento de los maestros rurales. Muchos de ellos abandonan estas comunidades por las ciudades, donde el acceso al suministro eléctrico es algo más fiable. A los que se quedan, que los niños no tengan ocasión de estudiar por la noche les disuade de dictarles deberes que les ayuden a repasar sus conocimientos en casa. En consecuencia, los estudiantes rurales no pueden preparar las pruebas de acceso a la escuela secundaria en condiciones, por lo que tienen menos oportunidades de superarlas que sus colegas urbanitas.


El juego como solución

La difícil situación de los estudiantes ghaneses fue comprobada sobre el terreno por el cazasueños de esta historia, Ben Markham. Tras trabajar como vicepresidente de Ingeniería en una gran compañía petrolera, Ben se retiró y decidió viajar a Ghana con su esposa para hacer un voluntariado. Su contacto con las comunidades rurales le permitió descubrir que no sólo tenían dificultades para acceder al suministro eléctrico, sino que también carecían de zonas de juego infantiles: algo tan necesario para los niños, especialmente para aquellos que trabajaban duro para mantener a sus familias, no se podía implementar en muchas aldeas por falta de fondos.

A Ben se le ocurrió la solución perfecta para resolver ambos problemas: el proyecto Merry-Go-Rounds. Con ayuda de profesores y estudiantes de la Brigham Young University de Utah (Estados Unidos), inventó una rueda de parque infantil que podía transformar en electricidad la energía generada por los niños al jugar. A raíz de ese proyecto nació Empower Playgrounds, una ONG que trabaja para mejorar las oportunidades educativas de los niños de aldeas necesitadas de Ghana, así como sus problemas de suministro eléctrico, de una manera innovadora y sostenible.

El proyecto pasó entonces a un ingeniero de Accra para que adaptase el diseño utilizando materiales locales y fabricase las ruedas. En 2008, tras un riguroso proceso de selección de escuelas en el que participaron tanto Empower Playgrounds como el Ministerio de Educación de Ghana, se instalaron en comunidades rurales las primeras ruedas de la organización.


Empoderar a los estudiantes

Las ruedas del proyecto Merry-Go-Rounds poseen unas baterías que, gracias a la energía cinética creada por los niños al jugar en ellas, cargan unas linternas LED que los pequeños se llevan a casa para poder estudiar por la noche. Este sistema les permite suplir la falta de electricidad y evitar el uso de lámparas de queroseno, peligrosas para la salud de los estudiantes si se usan en espacios cerrados. Los propios niños se responsabilizan de llevar de vuelta a la escuela las linternas cuando necesitan ser recargadas. Durante las vacaciones escolares, unos paneles solares evitan que las baterías se descarguen.

Hasta el momento, Empower Playgrounds ha instalado más de 40 ruedas en escuelas de Ghana, con las que ayuda a unos 10.000 estudiantes. Pero Merry-Go-Rounds no es su única iniciativa para mejorar las oportunidades educativas de estos niños: también ha desarrollado Light-A-Village, un proyecto que facilita el acceso de las familias a la energía solar como respuesta a la falta de electricidad en sus hogares. Además de mejorar las condiciones de vida de los aldeanos, esta iniciativa contribuye a retener a los maestros en las comunidades rurales.

Por otro lado, la organización ha instalado en las escuelas aseos BioFil, que permiten deshacerse de los residuos de una manera higiénica y libre de olores, y pozos de agua limpia que utilizan todos los miembros de la comunidad. De esta manera, ayuda a mejorar las condiciones sanitarias de los niños y contribuye a empoderar a las niñas, a menudo encargadas de llevar agua a los hogares: tener un pozo cerca de casa aumenta su tiempo libre y su asistencia a la escuela.

Finalmente, Empower Playgrounds facilita a las escuelas unos kits de ciencia para que los estudiantes dispongan de las herramientas e instrucciones necesarias para experimentar con sus propias manos. El objetivo es fomentar en los pequeños la pasión por la ciencia, la tecnología y la ingeniería, esenciales para que Ghana avance en estos sectores en un futuro cercano.

 

Leído en Young Marketing.

Foto: Empower Playgrounds

2017-08-04T15:03:17+00:00 24 mayo 2015|cazasueños|0 Comments

Leave A Comment