Disfrutar de la lectura de un álbum infantil. Deleitaros con cada detalle de sus ilustraciones. Alzar la vista y observar, colgadas de las paredes, las obras de arte originales que aparecen en el libro. Si estáis de suerte, conocer al autor de esas ilustraciones e intercambiar opiniones con él. Escuchar sus consejos y atreveros a tantear vuestra propia faceta creativa. Todo ello, sin moveros de un mismo recinto. ¿Un paraíso imposible? Lo cierto es que no. Gracias a Eric Carle, el sueño de muchos niños y no pocos adultos amantes de la literatura infantil se vuelve realidad en un museo que lleva su nombre.

Pero vayamos por partes. Para quienes no le conozcáis, Eric Carle es un reconocido autor de libros infantiles norteamericano. Sus particulares ilustraciones juegan con el collage, que elabora con pedazos de papel previamente pintados por él mismo. Ha publicado más de 70 obras para niños, algunas de ellas también como escritor. Su cuento más conocido, La pequeña oruga glotona, lleva vendidos más de 33 millones de ejemplares y ha sido traducido a más de 50 idiomas. Si queréis saber más sobre su vida y su trabajo, podéis leer la entrevista que le hicieron en la revista Babar.

La cuestión es que Carle y su esposa tenían el anhelo de crear un museo dedicado al arte de los álbumes ilustrados, al estilo de los que habían visitado en sus viajes por el mundo. Durante años le dieron vueltas al proyecto; finalmente, en 2002, consiguieron inaugurar el Eric Carle Museum of Picture Book en Amherst (Massachusetts).

El museo no sólo muestra el trabajo de su fundador, sino que también acoge numerosas obras creadas por artistas de renombre nacionales e internacionales. En sus tres galerías se han expuesto, ya sea en la colección permanente o en exposiciones temporales, aportaciones de Maurice Sendak, Leo Lionni, Quentin Blake, Tomi Ungerer y muchísimos otros. En los Estados Unidos existen otros museos dedicados al álbum ilustrado, pero este es el único que lo hace a gran escala. Desde su inauguración, ha recibido más de 12.000 donaciones de artistas, coleccionistas y familiares de artistas.

El Eric Carle Museum of Picture Book pretende alentar tanto a niños como a adultos a explorar el rico universo de los álbumes ilustrados e inspirarles el amor por el arte y la lectura. Y lo hace a través de experiencias dinámicas que estimulan la imaginación y el proceso creativo. Además de fomentar la observación atenta de las obras expuestas en las galerías, propone debates y acciones alrededor de los libros que alberga su biblioteca (más de 4.500 álbumes infantiles recientes o clásicos) y anima a los visitantes a divertirse experimentando con materiales y técnicas en el Art Studio. El museo dispone también de un auditorio que programa películas inspiradas en la literatura infantil, espectáculos musicales o conferencias. Sin ir más lejos, Oliver Jeffers (os hablé de él hace poco, como ilustrador de El noi que no tocava de peus a terra) pasó por allí a principios de este mes. Y cuenta con una tienda en la que encontrar infinidad de álbumes infantiles y merchandising relacionado.

Echadle un ojo a este vídeo de presentación conducido por el propio Eric Carle para saber más sobre el museo. En él os explica el proceso creativo de una ilustración y os introduce en su proyecto personal. También podéis visitar el Facebook y el Pinterest del museo para estar al día de todo lo que se cuece allí.


Foto: amy gizienski en Flickr