Abrir el e-mail una mañana y descubrir un mensaje especial: varios viejos conocidos (compañeros de antiguas batallas literarias, de esas que no se olvidan) se habían unido para organizar un proyecto artístico-solidario y me invitaban a participar. El reto, reunir a doce escritores y doce ilustradores para crear una novela colectiva y destinar los beneficios de su venta a una buena causa. El nombre del proyecto, Ilustratura.

No me lo pensé dos veces antes de aceptar la invitación. No sabría decir qué me hizo más ilusión: leer en el mail esos nombres conocidos, saber que querían contar conmigo o recordar la aventura en la que coincidimos por primera vez. Me convencieron no solo por el proyecto en sí, sino también por sus ganas de llevarlo adelante y por la profesionalidad con la que habían organizado hasta el último detalle.

La mecánica de Ilustratura es sencilla. A cada capítulo se le asigna un tándem escritor-ilustrador: el primero escribe su propuesta siguiendo las pautas dejadas en el capítulo anterior; el segundo ilustra el texto que ha escrito su compañero de equipo.

Cada autor tiene tres semanas para escribir su propuesta. Durante la semana siguiente, una comisión se encarga de revisar el capítulo para que todo encaje con el resto de la trama: es la manera de asegurarse de que la novela mantenga la voz de cada escritor sin que la historia pierda sentido. Pasado un mes, el capítulo se hace público en el blog. Entonces llega el turno del ilustrador, que también cuenta con tres semanas para trabajar, y del siguiente autor.

Así que la novela no verá su punto final hasta que hayan pasado doce meses desde su inicio. Una vez acabada, se pondrá a la venta. Y sus posibles beneficios irán a parar a la Asociación Síndrome de Marfan.

Pero aquí estamos todavía. Ilustratura empezó a dar sus primeros pasos oficiales el 1 de octubre. Tenemos preparados los tándems creativos para cada capítulo y sabemos el género: ciencia ficción con dosis de humor y misterio. Mientras aguardamos a que la primera autora nos sorprenda con el inicio de la novela, matamos los nervios de la espera comentando lo que se publica en el blog del proyecto, en su Facebook o en su Twitter. ¿Os unís a nosotros?


Foto: rawpixel.com en Unsplash