Los abrazos gratis de Devonte Hart

La semana pasada nos llegaron noticias de nuevos disturbios raciales en Ferguson (Misuri, Estados Unidos). El motivo fue la decisión judicial de dejar libre sin cargos, por falta de pruebas suficientes, al policía que mató a un joven negro en esa población el último verano. A la indignación de los vecinos se sumaron las protestas ciudadanas en más de un centenar y medio de localidades estadounidenses. Todos se manifestaban contra la discriminación racial.

Pero hay una imagen que ha destacado sobre las demás en este conflicto. Y no muestra precisamente un clima tenso, sino que aboga por el entendimiento y la hermandad. Seguro que la habéis visto. Muestra a un policía blanco y un chico negro fundidos en un emotivo abrazo durante la manifestación que tuvo lugar en Portland (Oregón, Estados Unidos) el 25 de noviembre. El chico no puede contener las lágrimas. La imagen, tomada por el fotógrafo Johnny Nguyen, no tardó en convertirse en un fenómeno viral en las redes sociales.

Los protagonistas de esta historia, convertida ya en icono de la esperanza, son el Sargento Bret Barnum, de la Policía de Portland, y Devonte Hart, un pequeño manifestante de 12 años. Muchos medios de comunicación, entre ellos Oregon Live, han reconstruido la situación que dio lugar a esa escena gracias al testimonio del propio policía y a las explicaciones de la madre de Devonte en su perfil de Facebook.

Al parecer, el chico se situó a la cabeza de los manifestantes llevando un cartel de Abrazos gratis. Lloraba, afectado por los acontecimientos. Desde la barrera policial, Barnum le vio y se acercó a él. Empezaron a hablar sobre la manifestación, sobre los disturbios y la violencia racial, sobre la vida en general. Al terminar la conversación, el agente preguntó a Devonte si le regalaba uno de esos abrazos que anunciaba. Y ese momento fue captado por Nguyen.

Si la escena ya es de por sí conmovedora, más lo es descubrir la historia personal de Devonte. Casualmente, Paper Trail y más tarde Huffington Post la publicaron hace pocas semanas con un significativo titular: “Conozcan a Devonte, el pequeño chico con un gran corazón”. En el artículo, Jen Hart, madre de Devonte, explica cómo ella y su mujer adoptaron al niño y a sus hermanos cuando él tenía siete años. Había pasado toda su vida en un ambiente de drogas, abusos y pobreza extrema. Era violento y tenía una salud delicada.

En otras condiciones, el futuro de Devonte no hubiera sido demasiado esperanzador. Pero el apoyo de su nueva familia logró no sólo que se recuperara, sino que desarrollara una capacidad extraordinaria para expresar su amabilidad y sus ganas de ayudar a los demás. Una de sus campañas solidarias preferidas es la de Abrazos gratis, como le demostró al músico Xavier Rudd en pleno concierto. Esa reacción espontánea emocionó a ambos protagonistas y cautivó al público.

Huffington Post reproduce también un texto de Jen en el que describe cómo contestó su hijo cuando unos desconocidos, extrañados de que el pequeño no soñara con dedicarse al deporte, le preguntaron qué quería ser de mayor. La respuesta de Devonte fue concisa pero muy clara: “Estoy aquí para ayudar a la gente. Estoy aquí para inspirar”. Desde luego, su abrazo desinteresado en Portland lo ha conseguido.


Foto: William Warby en Flickr

2017-08-04T15:08:22+00:002 diciembre 2014|cazasueños|

Leave A Comment

Al publicar un comentario en el blog aceptas la política de privacidad de mondorino, en la que te explicamos cómo puedes ejercer tus derechos sobre tus datos personales.