Un misterioso camión rojo recorre estas semanas las carreteras catalanas. En marcha, podría pasar por un camión más; cuando se detiene, sufre una sorprendente transformación. Sobre su techo aparece, como por arte de magia, un gigantesco conejo hinchable. Su remolque se despliega y deja al descubierto un curioso tesoro: se trata del MuMo, un museo móvil que pretende acercar el arte contemporáneo a los niños.

El Musée Mobile es un proyecto francés iniciado por L’Art à l’Enfance en 2011. Partiendo de la premisa de que el arte es una herramienta de apertura, intercambio y conocimiento del mundo, sus responsables decidieron crear este museo itinerante con la intención de lograr que los niños con dificultades de acceso a la cultura pudieran tener contacto con el arte contemporáneo en su propio entorno.

El camión nómada esconde cuatro áreas de exposición en las que los pequeños acceden a diferentes disciplinas artísticas: de la pintura al diseño, de la escultura al vídeo. En el museo descubren las obras que han creado, pensando en ellos, 15 artistas de prestigio internacional. Algunos de sus nombres: Daniel Buren, John Baldessari, Ghada Amer, Pierre Huyghe o Paul McCarthy, autor del conejo gigante.

A través de su exposición, el MuMo consigue que los niños se familiaricen con el arte contemporáneo y despierta su interés por visitar otros museos. Su propuesta vuelve accesible un arte percibido a menudo como “complejo y elitista”, según sus responsables. Además, les acerca a sus creadores. “Tratamos de ponerles en contacto con los artistas siempre que sea posible“, explica Ingrid Brochard, fundadora de L’Art à l’Enfance. “Los niños no tienen idea de lo que es un artista; no se imaginan que puede ser alguien cercano o incluso que tal vez podrían convertirse ellos mismos en artistas”.

En sus tres años de existencia, el museo móvil ha recorrido cerca de 40.000 kilómetros a través de Francia, Camerún, Costa de Marfil, Bélgica y Suiza. Se ha detenido en plazas públicas, patios de escuela, centros de ocio, parques infantiles o aparcamientos para mostrar su oferta a unos 45.000 niños y niñas de 6 a 12 años.

Desde el pasado mes de septiembre y hasta febrero de 2015, el MuMo estará de gira por España y recorrerá varias comunidades autónomas. Los primeros en visitarlo han sido los niños catalanes. La gira cuenta con la colaboración de museos como el MACBA de Barcelona, Matadero Madrid o el MARCO de Vigo, y el artista Miquel Barceló ha creado una obra exclusiva para la ocasión.


Foto: Andre Morin para MuMo