Alguien despierta en un hospital con la cabeza  vendada y la memoria en blanco. No sabe qué ha pasado. No sabe quién es. En el hospital, le facilitan una identidad: es un perro, se llama Rousseau y ha sido víctima de un atentado terrorista. Con esos datos, Rousseau vuelve a la calle para intentar reconstruir una vida sin recuerdos. Aunque comenzar de cero no es nada fácil en una ciudad cruel y asfixiante donde perros y gatos mantienen una violenta lucha.

En el país de la memoria blanca, un libro ilustrado de Carl Norac y Stéphane Poulin publicado por Barbara Fiore Editora, es una de las últimas obras que he reseñado para el blog de literatura infantil y juvenil de la librería Al·lots. Un libro duro y hermoso a la vez, que remueve sentimientos e invita a reflexionar.

Podéis seguir leyendo la reseña en este enlace.


Diseño imagen: Pere Esquerrà en Behance