“Microcuentos de @minimondos con una ilustración como punto de partida. #wishlist #poniendodeberes #quémorro”, escribió hace apenas tres semanas @librosfera en su cuenta de Twitter. Y @minimondos (es decir, la que suscribe), que no necesita hacérselo pedir dos veces cuando se trata de retos literarios, aceptó la propuesta al instante. Ese mismo día empezamos a darle vueltas al asunto. Este jueves, el proyecto se ha hecho realidad a través de ¡Pásame otra gamba!.

La mecánica del proyecto es simple. Silvia (muchos la conoceréis por su librosfera) echa mano de sus amplios conocimientos sobre literatura infantil y juvenil para elegir una imagen de algún álbum ilustrado. No recurre a clásicos de la LIJ, sino que opta por deliciosas propuestas minoritarias que vale la pena leer. Entonces, sin tener ninguna referencia del contexto, yo intento desentrañar la historia que encierra esa ilustración y escribo un microrrelato.

Desde esta semana, cada jueves encontraréis una nueva propuesta en ¡Pásame otra gamba!. Si preferís seguirnos por Twitter, estad atentos al hashtag #microgamba. Os invitamos a visitar nuestro Tumblr, leer el microrrelato de turno y, si os animáis, imaginar vuestra propia versión de la historia. El último paso del experimento es acudir a la fuente de la ilustración (la citamos al final de cada post) para disfrutar del cuento original y contrastarlo con la versión alternativa. Confieso que me encanta ese momento…

¿Qué por qué mezclamos gambas con microrrelatos? Es nuestro particular homenaje a un artículo de Alfredo Gómez Cerdá sobre LIJ que resultó especialmente inspirador para Silvia. En nuestra presentación os explicamos más detalles sobre el proyecto y sobre el artículo.


Foto: Meditations en Pixabay