Ver la nieve por primera vez. ¿Recordáis cómo fue ese momento para vosotros? Seguro que Saleh, el protagonista de esta historia, difícilmente lo olvidará. Y como él, los demás niños bahreiníes que un buen día vieron aparecer un muñeco de nieve en su desierto. Un auténtico muñeco de nieve.

El curioso encuentro entre el turista gélido y los niños del desierto se produjo gracias a tres soñadores sin complejos: la adolescente Amna, empeñada en que su hermano Saleh descubriera la nieve, y dos jóvenes científicos que pensaron que convertir en realidad el deseo de la chica podía ser complicado, pero no imposible. Así que, como muestra este vídeo, hicieron un muñeco de nieve en Japón, lo metieron en una caja  y consiguieron que llegara sano y salvo hasta Bahrein.

La historia de Amna y los científicos cazasueños me sirvió de inspiración para escribir un microrrelato que publiqué en La palabra entre líneas. En él, imaginé cómo habría vivido la historia el propio muñeco de nieve. Estoy convencida de que su experiencia resultó igual de mágica que la de Saleh.

 

Leído en Panasonic España

Foto: INTVGene en Flickr