Os hablé de este proyecto hace poco más de cuatro meses, pero en aquel momento no tenía nombre. Lo llamaban To be continued, un concurso de narrativa online que retaba a crear una novela colectiva con 30 voces: 15 escritores y 15 ilustradores. Esta semana, por fin, el libro que surgió de aquella experiencia ha visto la luz.

Voces para un blues negro es una novela difícil de clasificar. La trama se presenta en sus primeras páginas como una historia detectivesca, pero la imaginación de cada escritor la lleva, capítulo tras capítulo, por derroteros difíciles de prever. Ahí radica lo interesante del proyecto: cada uno conduce a los personajes a su terreno particular.

En mi opinión, lo mejor es saborear la novela en dosis individuales. Dedicar a cada una de las aportaciones de los 12 escritores y 14 ilustradores ganadores del concurso (firmas invitadas aparte) la atención que se merece. Comprobaréis que algunas son para quitarse el sombrero. Y no lo digo por haber formado parte de la novela, sino porque considero que entre mis compañeros de aventura hay auténticos talentos.

Otro acierto es el resumen ilustrado del proyecto que han publicado sus organizadores. Una selección (como suele decirse, no están todos los que son) de sinopsis de capítulos y propuestas de ilustración que no consiguieron ganar pero quedaron finalistas. Lo que la novela podría haber sido.


Diseño imagen: Estefanía Fernández