Ideas fugaces, páginas en blanco, palabras rebeldes…
mondorino juega con esos elementos para convertirlos en proyectos profesionales o creativos.