No, no os voy a hablar de los pasajeros del Oceanic 815 y sus peripecias en una isla surrealista (sólo un comentario: ¡qué gran final para la cuarta temporada!). Aunque la primera historia de este post, la de los encontrados, también va de gente que sobrevive en plena naturaleza y bien podría trasladarse a una serie. La semana pasada se dieron a conocer las fotografías de una nueva tribu indígena descubierta en la selva brasileña, cerca de la frontera con Perú. Survival International los llama «indígenas invisibles»: son pueblos que han decidido evitar todo contacto con el mundo exterior pero ven amenazada su existencia por la tala de árboles y el avance de la civilización, que les obliga a huir de su territorio y establecerse en lugares más seguros.

Sin abandonar ese mismo contexto nos encontramos con los perdidos (en este caso, perdidas). Son las lenguas indígenas en peligro de extinción. Como el xwja o ixcateco, una lengua propia de Oaxaca (al sur de México) que ya sólo hablan ocho personas, según nos cuenta una noticia. ¿No os resulta chocante poder saber no sólo el número exacto de personas que hablan una lengua, sino el nombre y apellidos de cada una de ellas? Por suerte, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México está haciendo todo lo posible para preservar la lengua de esta gente, a la que se conoce como «personas de algodón».

Son curiosos los contrastes de nuestro mundo, ¿verdad? Una aldea global unida por Internet frente a unos indígenas que prefieren ser invisibles a estar globalizados. Un mensaje en un blog que podrían leer millones de personas frente a una lengua cuyos hablantes se pueden contar con los dedos de ambas manos…


Foto: bere69 en Pixabay