Meses atrás os hablé de Springwise, una interesantísima web que se hace eco de todo tipo de negocios innovadores recién estrenados en el mundo. En aquel post destaqué cinco tendencias que ponían de manifiesto cómo una buena idea, por disparatada que pueda parecer de entrada, puede convertirse en realidad.

Una nueva visita a esa web me permite recopilar otras cinco tendencias empresariales. Esta vez, a la originalidad de las propuestas le acompaña un aspecto importante: todos estos negocios están relacionados, en mayor o menor grado, con el reciclaje. Aquí tenéis unas pinceladas; para más información, ya sabéis, visitad Springwise:

Transformers de lana
¿Cansados de vuestro viejo jersey? Enviadlo a Reknit: allí lo destejerán y os lo devolverán convertido en un par de cacetines, una bufanda o puede que una funda para el móvil. Aunque si vuestro problema es que habéis perdido un guante, no os deshagáis del otro. En Green Thing se encargarán de buscarle un nuevo compañero (quizás uno abandonado en un autobús), lo adecentarán y volverán a venderlo. El dinero que recauden, lo destinarán a causas benéficas.

Juegos reciclados
En Australia, Makedo invita a reaprovechar los elementos de desecho que encontramos en casa, desde hueveras o vasos de plástico a todo tipo de cajas de cartón, y convertirlos en juguetes o esculturas. Para hacerlo más fácil, ofrecen su kit de herramientas y conectores. Y en Estados Unidos, Caboodle fabrica casitas para gatos domésticos a base de materiales reciclados. ¿Dónde está el juego en este caso?, preguntaréis. Ahí va: los niños pueden decorar cada casita a su manera.

Ecopublicidad
La agencia de comunicación británica Curb lo ha demostrado: se puede vender desde la sostenibilidad. Y lo ha hecho utilizando exclusivamente elementos naturales en sus acciones publicitarias. Se vale de nieve, césped, arena, agua de mar o incluso bacterias que brillan en la oscuridad. Son campañas efímeras pero altamente comprometidas con el entorno.

Excrementos con doble vida
Una organización de Indonesia, EcoFaeBrick, ha dado con la solución para acabar con el exceso de excrementos de ganado: los convierte en ladrillos que después utiliza en la construcción de casas. También con excrementos, aunque esta vez humanos, trabajan las Peepoo bag: bolsitas destinadas a ser utilizadas como váter unipersonal en zonas sin acceso a las condiciones higiénicas y sanitarias básicas. Son biodegradables y permiten reciclar los excrementos en fertilizante para la tierra.

Pisadas de alto voltaje
Gracias a la propuesta de Pavegen Systems, caminar se ha convertido en algo más que dar un paso tras otro para trasladarse del punto A al punto B. Esta empresa británica ha inventado unos paneles terrestres que transforman la energía generada por una pisada en electricidad. Puede usarse para iluminar la calle o para marquesinas publicitarias.


Foto: Peepoople / Camilla Wirseen